CUIDADO DEL AGUA: Algunas de nuestras prácticas:

1.

Utilizamos sistemas de riego por goteo o microaspersores, ya que produce un ahorro de agua significativo en comparación con otros sistemas. También previene la escorrentía y distribuye el agua de manera uniforme.

3.

Usamos agua limpia en el riego que no contiene contaminantes para las aguas subterráneas.

5.

Intentamos programar el riego más adecuado, para que se aplique
cuando sea necesario y en la cantidad
precisa (según las necesidades de los diferentes tipos de cultivo).
Es clave aplicar la cantidad que el suelo puede almacenar porque el exceso de agua se perderá por percolación.

2.

Controlamos periódicamente las instalaciones de agua y los elementos del sistema de riego. Intentamos evitar pérdidas innecesarias.

4.

Recolectamos y almacenamos agua de lluvia para riego en ciertas áreas.

6.

El riego con altas temperaturas y baja humedad relativa, aumenta considerablemente las pérdidas de agua en el riego por aspersión. Por eso se recomienda el riego nocturno.